fbpx

Soplo cardíaco: sonido que alarma

  1. Página principal
  2. PEQUES SALUDABLES
  3. Soplo cardíaco: sonido que alarma
Soplo cardíaco: sonido que alarma

Soplo cardíaco: sonido que alarma

A muchos niños se les detecta por lo menos uno alguna vez en su vida y, afortunadamente, en la mayoría de los casos son inofensivos. Los soplos cardíacos son motivo de preocupación para muchos padres y la causa más frecuente para acudir al especialista coronario. El doctor Felipe Chio, pediatra cardiológico explica que “es el sonido producido por el paso de la sangre a través de orificios anormales y estrecheces a nivel de las válvulas, que se escucha con el estetoscopio o se palpa cuando es intenso”. La página http://kidshealth.org/ esboza que “el corazón tiene cuatro cavidades y cuatro válvulas (…) El sonido de los latidos normales es producto del cierre de las válvulas cuando el corazón se contrae para empujar la sangre a través del cuerpo. Cuando hay un soplo cardíaco, se produce un sonido extra. En ocasiones, estos sonidos extras son sólo el resultado de un flujo sanguíneo normal que circula por un corazón normal. En otros casos, un soplo puede indicar un problema cardíaco”. El doctor Chio identifica los defectos congénitos como la génesis principal de los soplos; sin embargo, en adultos pueden ser adquiridos por el deterioro de las válvulas mitro-aórticas. Para detectarlos basta con auscultar al paciente con el estetoscopio, dificultándose esta labor cuando el pequeño llora o respira muy fuerte, por lo cual es fundamental que el pacientito esté lo más relajado posible. “No hay una edad específica para diagnosticarlo, habitualmente éstos son detectados en la etapa de recién nacido por los pediatras neonatólogos, pero los que a veces pasan desapercibidos y se identifican en etapa lactante o preescolar son los soplos funcionales”.

Buenos y malos


post_corazon

Chio indica que esencialmente existen dos tipos de soplos. “Los más comunes son los funcionales o inocentes (benignos), y los que son por defectos en que algunos requieren solamente vigilancia, como los funcionales; otros, tratamiento médico, intervencionista o quirúrgico”.

Añade que “cuando son defectos importantes afectan el desarrollo y crecimiento del bebé, presentándose niños de bajo peso, se cansan y agitan al comer, son más propensos a infecciones respiratorias, la cardiopatía los pone cianóticos, es decir de color azul o morado y tienden a concentrar su sangre haciéndola más espesa con mayor riesgo para la salud”.

Para enfrentar esta situación, el especialista explica que “el tratamiento para los soplos funcionales o inocentes es solamente vigilancia, tendiendo a desaparecer con el crecimiento. En tanto que los soplos que requieren de tratamiento son llevados a intervencionismo por cateterismo cardiaco y otros a cirugía cardiaca para reparar los defectos o la malformación”.

Contrata el Perfil VIP

Contrata el Perfil Premium