fbpx

Síndrome premenstrual

  1. Página principal
  2. Querétaro
  3. Síndrome premenstrual
Síndrome premenstrual

Síndrome premenstrual

 

 

El síndrome premenstrual (SPM), hace alusión a un amplio rango de síntomas que comienzan durante la segunda mitad del ciclo menstrual.

Este padecimiento se presenta en un 40% de las mujeres en la edad reproductiva y puede tener un inicio agudo o insidioso. No se sabe realmente su causa exacta, pero lo que sí sabemos es que los síntomas pueden iniciar entre 10 y 14 días previos a la menstruación y terminar al segundo día de haber iniciado la misma. Fue descrito en 1931 por primera vez por el Dr. Robert Frank.

Existen circunstancias que pueden predisponer al síndrome premenstrual como son los antecedentes de estados depresivos familiares, depresión post parto, mal estado nutricional y estrés. Las causas que se han relacionado son desequilibrios hormonales, como la secreción inadecuada de las hormonas TSH, melatonina, del crecimiento, entre otras hormonas, lo cual puede conllevar alteraciones psicológicas.

Los síntomas más frecuentes reportados son dolor de cabeza, calambres de miembros inferiores, dolor de senos o hipersensibilidad mamaria, inflamación intestinal o pélvica, estreñimiento o diarrea, alteraciones del estado de ánimo que va de estar eufórica y, con mayor frecuencia, tendencia a la depresión, poca tolerancia al estrés, dificultad para concentrarse y disminución del estado de ánimo. Los cuadros más graves presentan depresión sentimientos de desesperanza, comportamiento hostil hacia los demás o así mismas, poca capacidad para tomar decisiones, insomnio, deseos suicidas.

El diagnóstico es clínico, no existen estudios de laboratorio ya que las pruebas hormonales suelen estar normales. Eso no descarta su relación con los cambios hormonales. Lo que ayuda mucho al diagnóstico es un calendario menstrual acompañado de interrogatorio dirigido completo.

El 90% de las mujeres responden a cambios de hábitos y tratamientos antiinflamatorios con fármacos como el ibuprofeno, naproxeno, aspirina, diclofenaco, entre otros. Para los cuadros más severos es recomendable la atención del psicólogo y ginecólogo. En menos de 2% de los casos se requerirá hospitalización para el control de los síntomas, sobre todo psicológicos.

Liliana Karina Robledo Carrillo

Ginecólogo Obstetra.

 

Contrata el Perfil VIP

Contrata el Perfil Premium