fbpx

Qué saber de la lumbalgia

  1. Página principal
  2. PATOLOGÍAS
  3. Qué saber de la lumbalgia
Qué saber de la lumbalgia

Qué saber de la lumbalgia

 

 

Una buena higiene de postura puede prevenir la lumbalgia, un dolor en la espalda que puede ser bastante molesto para el paciente.

 

Por Jennifer Matos Zambrano

 

 

Levantar un objeto muy pesado o pasar mucho tiempo en una misma posición puede provocar una molestia en la espalda baja bastante incómoda.

 

Esta afección se conoce como lumbalgia y el doctor Hazael Soto, quien es Especialista en Traumatología y Ortopedia, la define como “un dolor en la espalda baja, el cual puede ser de intensidad variable, desde una ligera molestia eventual hasta un dolor incapacitante que puede limitar la vida diaria del paciente”.

 

Indica que en muchas ocasiones puede estar acompañado de ciatalgia,  un malestar en el nervio ciático, y ciática, que se manifiesta por un dolor que va desde la región del glúteo por la parte posterior de la pierna y puede llegar hasta la punta del pie.

 

La lumbalgia puede ser una enfermedad poco incapacitante con un dolor de forma ocasional y leve, o una enfermedad que ocasiona un dolor intenso, el cual limita la actividad del paciente e impacta directamente en su calidad de vida.

 

Entre las diversas causas de la lumbalgia se encuentran tener una mala higiene de postura e incorrecta posición para ejecutar las actividades cotidianas. También se enumeran el sobrepeso u obesidad, realizar esfuerzos físicos en exceso para el cuerpo, ya sea por trabajo o deporte; pasar mucho tiempo de pie o sentado, una mala posición para dormir o deformidades en la estructura de la columna como la escoliosis. De forma ocasional se pueden producir hernias en los discos causando dolor intenso e incapacitante.

 

De todo esto deriva que los pacientes más propensos a sufrir lumbalgia son quienes tienen sobrepeso u obesidad, sedentarios, quienes cargan cosas pesadas o realizan ejercicios de alto impacto o carga de peso excesiva y con mala técnica.

 

Asistencia oportuna

 

El doctor Soto explica que una pronta atención especializada es la base del tratamiento. “Lo principal es modificar el estímulo que causa el dolor.  Sin duda se requiere de medicamentos antiinflamatorios, relajantes musculares, el apoyo de rehabilitación física, pero más importante son los cambios en el estilo de vida”.

 

Añade que cuando la lumbalgia va acompañada de una hernia discal, es necesario hacer una valoración con resonancia magnética para aplicar el tratamiento adecuado, que varía en cada paciente.

 

Finalmente, el especialista resalta la importancia de prevenir esta afección. Para ello sugiere la aplicación de medidas fundamentales como tener cuidado con la higiene de postura (forma correcta de hacer todas las actividades cotidianas sin lastimar la espalda), control de peso y activación física con ejercicios de fortalecimiento muscular que no sean de impacto para la columna, como la natación.

 

 

Contrata el Perfil VIP

Contrata el Perfil Premium