fbpx

Ingestas peligrosas

  1. Página principal
  2. PEQUES SALUDABLES
  3. Ingestas peligrosas
Ingestas peligrosas

Ingestas peligrosas




Ingestas peligrosas

La curiosidad infantil es vital en el proceso de aprendizaje, pero si no es observada cuidadosamente puede conducir a situaciones de riesgo.

Un claro ejemplo son las intoxicaciones, las cuales se producen “por exposición, ingestión, inyección o inhalación de una sustancia tóxica.

El doctor Hernán Garza Rocha, quien es Pediatra explica que “60% de las intoxicaciones son por compuestos no farmacológicos como cosméticos, productos de higiene personal y para la limpieza del hogar. Las intoxicaciones por medicamentos más comunes son por analgésicos (paracetamol), antigripales, medicamentos para la tos, antibióticos y vitaminas. Los medicamentos con mayor potencial de efectos peligrosos incluyen los que se administran para el control de diabetes (hipoglucemiantes), antidepresivos tricíclicos (amitriptilina), digoxina (antiarrítmico), algunos antihipertensivos (bloqueadores de canales de calcio, bloqueadores beta), etilenglicol (presente principalmente en anticongelantes, líquidos de frenos y tinturas de imprenta) y productos del hogar a base de hidrocarburos”.

Garza Rocha destaca que “las exposiciones accidentales a muchos productos cosméticos y de limpieza para el hogar raras veces producen efectos tóxicos”. Refiriéndose al espacio donde ocurren la mayoría de estos incidentes, el hogar es donde ocurren con mayor frecuencia las intoxicaciones, alcanzando 90%.

El doctor Garza Rocha señala que las ingesta accidental de un producto tóxico se observa mayormente “en lactantes y preescolares de 1 a 5 años de edad y son más comunes en niños que en niñas, mientras que las intoxicaciones intencionales con fines recreacionales o suicidas son más comunes en adolescentes y niños mayores de 11 años”.

 

¿Qué hacer?

El especialista médico señala que es fundamental “comunicarse con su pediatra, centro de emergencias o bien al centro de intoxicaciones de la facultad de medicina de la Universidad Autónoma de Nuevo León” (Teléf. 81 8389 1111).

Añade que, de ser posible, debe tenerse a la mano la etiqueta con los componentes, hora aproximada del contacto, peso aproximado del niño y cantidad estimada de la sustancia ingerida. Con esta información se puede aconsejar a los familiares acerca de las acciones inmediatas que se deban tomar de acuerdo al tipo específico de envenenamiento.

Al ocurrir la intoxicación los padres deben asegurarse de retirar de la boca cualquier remanente de la sustancia. “No está indicado inducir el vómito ni administrar algún tipo de alimento ya que esto podría provocar complicaciones como broncoaspiración o potenciar los efectos de algunos medicamentos”, explica el pediatra.

Resalta que se pueden presentar signos de alarma, como “dolor intenso de garganta, salivación excesiva, dificultad para respirar, convulsiones y somnolencia marcada. Si se identifica alguno de estos datos es necesario que acuda inmediatamente a un servicio de urgencias”.
En este lugar se determinará si es necesario realizar administración de carbón activado o un lavado gástrico, dependiendo del caso

El doctor Garza Rocha comenta que posterior a la ingesta es fundamental observar al niño de 24 a 48 horas, dependiendo de tipo de sustancia ingerida para detectar oportunamente cualquier alteración en el estado de alerta o los signos de alarma antes mencionados.

 

Precaución

imagenarticulo-24-2Para no tener que llegar a atender una situación de intoxicación, resulta vital seguir varias indicaciones que identifica el pediatra tales como mantener los medicamentos en sus empaques originales, en lugares altos y fuera del alcance de los niños; conservar los productos de uso doméstico en sus contenedores originales y no en envases de refresco o comida que tienden a confundir.

Igualmente, no se deben colocar en el mismo lugar medicamentos y productos de higiene personal como jabones, champú o pasta dental. Se recomienda desechar cualquier sobrante de medicamentos.

Se sugiere evitar tomar medicamentos frente a niños pequeños pues pueden imitar esta actividad, no decirles que son golosinas, y revisar la etiqueta de cualquier medicamento antes de administrarlo, cuidando de comprobar los componentes principales y fecha de expiración.

Finalmente, las sustancias tóxicas deben mantenerse en gabinetes cerrados y asegurados.


Contrata el Perfil VIP

Contrata el Perfil Premium