fbpx

Hepatitis

  1. Página principal
  2. Monterrey
  3. Hepatitis
Hepatitis
Etiquetas:

Hepatitis

 

Este padecimiento puede llegar a ser mortal u ocasionar una enfermedad crónica, por lo que prevenirlo es una obligación ineludible.

 

Por Jennifer Matos Zambrano

 

El hígado es el órgano más grande del cuerpo. Ayuda al organismo a digerir los alimentos, almacenar energía y eliminar toxinas.

 

La hepatitis es una enfermedad “transmitida por el el grupo de virus de la familia Hepadnaviridae, es un virus DNA que causa  inflamación y lesión del hígado”, explica el Médico General y Especialista en Vacunación Sadot Zúñiga.

 

Entre los síntomas más importantes se listan la pérdida del apetito, náusea y vómito, diarrea, orina oscura y evacuaciones de coloración pálida, dolor abdominal e ictericia, la que produce tonalidad amarilla de la piel y ojos.

 

Las hepatitis pueden ser leves o graves, ocasionando estas últimas enfermedades crónicas e incluso la muerte.

 

Inoculación

 

El doctor Sadot señala que existen muchos tipos de virus de la familia de la hepatitis, siendo los más conocidos A, B y C y otros no tan comunes como el D, E y F.

 

“Para la hepatitis C no hay vacuna disponible por el momento. En el caso de la hepatitis A la vacunación se puede realizar a partir del primer año de edad, con un refuerzo a los 6 meses de la primera aplicación. En el caso de hepatitis B, la vacunación inicia a partir del nacimiento. En los menores de 1 año de edad las vacunas se aplican al nacer, al mes y a los 6 meses de vida. Se recomiendan refuerzos a los 12 años de edad y después en la edad adulta al menos una dosis”, detalla el doctor.

Estas vacunas no se aplican en personas con problemas hepáticos tales como hígado graso, cirrosis o quienes  ya tengan la infección crónica del virus de la hepatitis B.

 

Mínimos efectos

 

El especialista en vacunación refiere que, en general, dichas vacunas no representan un riesgo para la salud.  “Como otras vacunas pueden tener efectos secundarios leves sobre todo en la zona de aplicación que, usualmente, es en la región deltoidea (parte superior del brazo). Allí puede haber dolor posterior a la aplicación y, en raras ocasiones, fiebre leve”.

 

La prevención es vital

 

La hepatitis B es una enfermedad que puede llegar a ser muy peligrosa e incluso mortal, pues genera inflamación del hígado que puede derivar en cirrosis o cáncer. También puede generar un estado de hepatitis B crónico, en el cual el paciente debe cuidarse mucho, en especial con los alimentos y el alcohol para evitar complicaciones.

 

Por otra parte la Hepatitis A, más leve, es una enfermedad causada por el consumo de alimentos contaminados con ese virus que provoca una inflamación del hígado, dolor abdominal, fiebre, ictericia y, en ocasiones, vómito.

 

A fin de prevenir todos estas consecuencias por  infección con el virus de la hepatitis es necesario vacunarse, lo que, en definitiva, es  la mejor herramienta para preservar la salud.

 

Contrata el Perfil VIP

Contrata el Perfil Premium