fbpx

Enfermedad Renal Crónica: enemigo silencioso

  1. Página principal
  2. PATOLOGÍAS
  3. Enfermedad Renal Crónica: enemigo silencioso
Enfermedad Renal Crónica: enemigo silencioso

Enfermedad Renal Crónica: enemigo silencioso

Reciben 20% del flujo sanguíneo corporal, estabilizan la alcalinización o acidez de la sangre, controlan electrólitos como sodio, potasio y cloro además de la producción de hormonas necesarias para la maduración de los glóbulos rojos. Quizás la función más conocida de los riñones es la eliminación de sustancias nocivas del cuerpo. Así pues, estos “filtros” son indispensables para vivir.

Enfermedad Renal Crónica:

enemigo silencioso

Por Jennifer Matos Zambrano

 

Reciben 20% del flujo sanguíneo corporal, estabilizan la alcalinización o acidez de la sangre, controlan electrólitos como sodio, potasio y cloro además de la producción de hormonas necesarias para la maduración de los glóbulos rojos. Quizás la función más conocida de los riñones es la eliminación de sustancias nocivas del cuerpo. Así pues, estos “filtros” son indispensables para vivir.

 

El doctor Alonso Mendoza Guzmán quien es Nefrólogo, resalta que controlan la  presión arterial y la producción de vitamina D para fijar el calcio a los huesos.

imagenarticulo-30-2Cuando fallan por más de tres meses se considera Enfermedad Renal Crónica, tal como lo explica el doctor Rogelio de Jesús Maya Quintá, es médico internista con subespecialidad en Nefrología.

“El principal problema de la Enfermedad Renal Crónica es que en grados tempranos no produce síntomas.  En grados avanzados como 4 o 5 los principales síntomas son disminución de la producción de orina, inflamación del cuerpo, comezón, sensación de falta de aire, boca seca o con sabor amargo, entre otras manifestaciones”, explica el doctor Maya Quintá.

Por su parte, el doctor Mendoza Guzmán también enuncia síntomas como anemia, náuseas, vómitos, pérdida del apetito, dolor de cabeza, debilidad, temblor de las manos y hasta convulsiones.

Ambos especialistas coinciden en que las principales causas de este padecimiento son la diabetes mellitus y  la hipertensión arterial. El doctor Mendoza Guzmán agrega que existe “un grupo de enfermedades propias de los riñones llamadas glomerulonefritis, cuyo origen, en algunos casos, es un trastorno genético, y en otros se desconoce”.

El doctor Maya Quintá reconoce que “el uso de medicamentos de forma inadecuada que incluye pastillas para el dolor, antibióticos y terapias de herbolaria o medicina alternativa” pueden causar trastornos renales.

 

Primer paso, el diagnóstico

“Los tres estudios necesarios para el diagnóstico son un análisis de sangre, en donde se demuestre la elevación de la concentración de creatinina; un análisis de orina de 24 horas de recolección, en donde se aprecie una disminución de la capacidad de los riñones de eliminar esta creatinina; y un ultrasonido de los riñones, en donde se observe un cambio en el tamaño y su forma”, explica el doctor Mendoza Guzmán.

En tanto que el doctor Maya Quintá enfatiza que “solicitamos a las personas con enfermedades crónicas como diabetes mellitus o hipertensión arterial que tengan una visita con el nefrólogo para realizar un diagnóstico temprano de Enfermedad Renal Crónica”.

 

Abordaje

Según el doctor Mendoza Guzmán antes de llegar a la diálisis se pueden realizar varios tratamientos, como cambios en el estilo de vida que incluyan eliminar la sal de la dieta, dejar el cigarrillo y los refrescos.

“El segundo paso es controlar la enfermedad que le llevó a la insuficiencia renal crónica, y  el tercer paso es usar los medicamentos que su médico le recete para la insuficiencia renal crónica”, detalla.

Cuando esto no basta es necesario algún método de sustitución renal, como diálisis peritoneal que consiste en  introducir un líquido especial al abdomen del paciente, a través de un catéter o especie de manguera de plástico, para sacar del cuerpo las toxinas de la sangre y el exceso de agua.

Otra manera es la hemodiálisis, a través de la cual se retira una parte de la  sangre del paciente para hacerla pasar por un filtro dentro de una máquina especial, limpiarla del exceso de agua y toxinas y devolverla al paciente.

Finalmente otra forma de abordaje es el trasplante renal. Para poder hacer un trasplante se necesita un donador que esté sano y que sea compatible, e implica una cirugía compleja y una recuperación lenta.  “El paciente puede vivir hasta 20 años con su riñón trasplantado sin necesidad de diálisis o hemodiálisis”, refiere Mendoza Guzmán.

 

Prevención

“El mejor tratamiento es la prevención, esto incluye una dieta sin exceso de sal, evitar sodas, disminuir el consumo de alcohol y proteína animal, no usar medicamentos de forma indiscriminada, no fumar y realizar ejercicio de forma moderada”, refiere el doctor Maya Quintá.

“En caso de que se trate de una enfermedad hereditaria, como alguna glomerulonefritis o enfermedad poliquística renal, es un poco más complicado prevenir el desarrollo de la enfermedad renal crónica, aunque no imposible”, agrega Mendoza Guzmán.

Aunque la Enfermedad Renal Crónica no tiene cura, en grados tempranos puede evitarse su progresión teniendo un control adecuado de la presión arterial, glucosa, dieta y peso corporal.

 

Contrata el Perfil VIP

Contrata el Perfil Premium