fbpx

DIFICULTADES DE LAS MADRES CON HIJOS CON ENFERMEDADES MENTALES.

  1. Página principal
  2. SER MUJER
  3. DIFICULTADES DE LAS MADRES CON HIJOS CON ENFERMEDADES MENTALES.
DIFICULTADES DE LAS MADRES CON HIJOS CON ENFERMEDADES MENTALES.

DIFICULTADES DE LAS MADRES CON HIJOS CON ENFERMEDADES MENTALES.

En un niño con alguna enfermedad no solo mental sino enfermedad física hay que estar al pendiente de su estado general, sus comidas, su aseo personal, el que vaya bien en la escuela, entre otros. No se diga en un niño con depresión o TDAH o que esté pasando por el bullying. Que son las principales enfermedades mentales que sufre nuestra juventud.

ASOCIACION DE PSIQUIATRIA DEL NORESTE A.C.

UNIVERSIDAD DE MONTERREY

DIVISION DE CIENCIAS DE LA SALUD

 

INSTITUTO MEXICANO DEL SEGURO SOCIAL

HOSPITAL REGIONAL DE ESPECIALIDADES No. 22 UMAE COMPLEMENTARIA

DIRECCIÓN DE EDUCACIÓN E INVESTIGACIÓN EN SALUD

ESPECIALIDAD DE PSIQUIATRIA.

Monterrey N.L. México.                                                   13 / 08 /15

 

 DIFICULTADES DE LAS MADRES CON HIJOS CON ENFERMEDADES MENTALES.

Dr. Adrian Ortiz Ávila * 

 

* Médico residente de cuarto grado de la especialidad de Psiquiatría. Universidad de Monterrey (UDEM). Adscripción: HRE no. 22 UMAE Complementaria. Delegación Nuevo León. Editorialista y miembro activo del APNE.

DIFICULTADES DE LAS MADRES CON HIJOS CON ENFERMEDADES MENTALES.

Actualmente las madres mexicanas están sufriendo un cambio en las actividades de la vida cotidiana, ya que anteriormente tenían un contacto más estrecho con sus hijos y su casa lo cual les permitía en cierta forma tener un control de sus pequeños por cualquier altercado o inquietud. En estos días de ajetreo constante, de ansiedades ante los obstáculos diarios, y cambios en la educación pública. El fenómeno del bullying, y la depresión y el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH). Así como la demanda constante de mayores ingresos por parte de los dos padres para tener una mejor estabilidad económica en la familia.

Esto hace que las madres mexicanas de nuestra sociedad posmoderna se enfrenten a una cantidad de estresantes mayores que anteriormente, en otros tiempos no se veía.

En un niño con alguna enfermedad no solo mental sino enfermedad física hay que estar al pendiente de su estado general, sus comidas, su aseo personal, el que vaya bien en la escuela, entre otros. No se diga en un niño con depresión o TDAH o que esté pasando por el bullying. Que son las principales enfermedades mentales que sufre nuestra juventud.

La madre es el principal cuidador de nuestros niños, ya que es el primer objeto que el pequeño ve desde su nacimiento, es con quien desarrolla lazos afectivos importantes, con quien observa el mundo a través de sus ojos. Como menciono la psicoanalista Margaret Mahler, en su detallada descripción sobre el desarrollo temprano de la personalidad en la infancia, que la estrecha relación del hijo con la madre es punto clave para el nacimiento de la verdadera identidad en el hombre.

El Instituto Nacional de Psiquiatría “Dr. Ramón de la Fuente” nos recomiendan en sus guías clínicas para niños deprimidos que la familia debe de comprender y fomentar el apoyo para este, disminuir las presiones y estar al pendiente de sus síntomas. También es importante vigilar la presencia de síntomas adversos a la medicación.

Existen muchos estudios y ensayos de investigación que han recalcado la afectación que sufre la madre  ante la atención de un niño con enfermedad mental. Se afecta su concentración, su atención, sus emociones así como también la capacidad para atender las demandas constantes del infante.

Por ello la mujer como madre, cuidadora, activa económica, afectiva y familiarmente, además de pareja y oyente constante; está expuesta a pesares, estresantes, y es posible que también su salud mental pueda verse afectada.

Si se observa así misma que su rendimiento se ve afectado, o que siente que el tiempo no es suficiente o alguna alteración física, podría ser el indicio de que algo no anda bien. El cuidado de los hijos es más difícil si lo comparamos con tiempos anteriores.

Los ataques de ira irrefrenable, los momentos de llanto sin un aparente disparador, los problemas de sueño que se manifiestan como noches no reparadoras, el querer en ciertos momentos “tratar de manera dura” a los hijos o incluso llegar a actos severos. Muchas veces esto se justifica como “problemas hormonales”

Las complicaciones pueden ser un trastorno de ansiedad o un episodio depresivo, si no se han detectado a tiempo.

Ante esto se recomienda que los allegados a ella estén al pendiente, sean comprensivos con ella, la atiendan y compartan sus preocupaciones y actividades. Y, si se cree que este afectando su salud mental, acercarse a un facultativo en la salud mental.

Contrata el Perfil VIP

Contrata el Perfil Premium