¿Cómo evitar la caída del pelo?

La caída del cabello afecta a un 50% más de hombres que de mujeres. Aunque las actitudes hacia la calvicie han cambiado a lo largo del tiempo y algunos incluso la consideran un rasgo de atractivo masculino, sería un error no reconocer que sigue siendo una causa de grandes preocupaciones y problemas de autoestima en muchas situaciones.

¿Qué es la alopecia y por qué provoca la caída del cabello?

La alopecia, también conocida como pérdida generalizada del cabello, es un término que se utiliza a menudo para describir la pérdida anormal del cabello, que puede adoptar la forma de pérdida de densidad, parches o huecos con poco o ningún pelo en el cuero cabelludo, y se utiliza a menudo para caracterizar la calvicie.

Las causas de la caída anormal del cabello son numerosas, y van desde la calvicie ordinaria (debida a trastornos hereditarios) hasta el estrés, la dieta, el uso continuo de productos químicos que dañan el cabello, las enfermedades autoinmunes y las anomalías hormonales, por nombrar algunas.


¿Cuándo se debe preocupar alguien por la caída del cabello?

El ciclo capilar se refiere al hecho de que una persona tiene aproximadamente 150,000 cabellos en el cuero cabelludo y se mudan entre 50 y 100 cabellos al día. Si el folículo está sano, el cabello perdido será reemplazado y durará entre 2 y 3 años hasta que se repita el proceso.

Evidentemente, no se le pediría que cuente el número de cabellos que pierde al día para determinar si es normal o no; sin embargo, existe un problema real, no tanto en la cantidad de pelo que se pierde, que podría no ser más que una sensación, sino en notar una densidad menos visible en el cabello, menos grosor en el pelo, y un cabello débil que se rompe con facilidad incluso al peinarse con cepillos de cerdas anchas y sin ser agresivo.

Consejos para evitar la pérdida de cabello

Una rutina adecuada de cuidado e higiene del cabello puede marcar la diferencia, por lo que es fundamental utilizar algún shampoo anticaída para fortalecer el cabello desde la raíz, nutriendo tanto el cabello nuevo como el existente. Recuerde siempre:

  • Desenredar el cabello antes de ducharse, cuando aún esté seco, utilizando un peine de cerdas anchas para no dañarlo. El pelo mojado es considerablemente más débil y puede provocar roturas innecesarias.
  • El masaje del cuero cabelludo puede ser importante para activar la circulación y promover el crecimiento mientras esté en la ducha aplicando el shampoo fortificante, pero recuerde hacerlo ligeramente porque el pelo mojado es más débil, y lo último que se desea es provocar su rotura.
  • Enjuague con agua fría para evitar debilitar el cabello y hacerlo más propenso a romperse.
  • Utilice un shampoo y un acondicionador naturales que sean suaves con el cabello y el cuero cabelludo, además de que contengan los nutrientes y las vitaminas necesarias para fortalecer el cabello y evitar su caída.
  • Reduzca el uso y la temperatura de las planchas y los secadores para evitar el sobrecalentamiento.
  • Utilice fijadores naturales que permitan al cabello respirar y estén libres de productos químicos peligrosos; si contienen sustancias que favorecen la salud capilar, mejor aún.